Nada de grandes suicidios románticos ni de heroícas entregas de la vida por un ideal. Una muerte pequeña y absurda, !pequeña y absurda!.